Mecha Life | No Memory Transfer

Los mechas no tienen manos, sus brazos articulados terminan en un cabezal intercambiable. En el entorno doméstico portan una pinza de precisión milimétrica que les permite desenvolverse con soltura en cualquier actividad que requiera delicadeza.

|Miguel A. Perona|

R-764-20368964289. La transferencia de memoria esta estrictamente prohibida sin la aprobación de la Agencia de Protección de Datos en base a una propuesta de ley que asume la memoria como la verdadera fuente de identidad de un individuo. Hay un debate bastante extendido dentro de los países plenamente integrados en la era robótica acerca de como se debería abordar esta cuestión, puesto que el siguiente paso previsto es la codificación de la memoria humana y su extracción como fichero operable. Sin ánimo de anticipar acontecimientos, creo que la preocupación presente en cuanto a cuestiones definitorias esta basada en las implicaciones de aplicar la ley a organismos-individuo, los cuales, en mayor o menor grado, ejecutan sus operaciones libremente, sin intervención de ninguna agencia gubernamental o supervisión por parte de un ser humano. No son personas, podemos concluir sin miedo a equivocarnos, pero actúan ciertamente como ciudadanos. Las interacciones con humanos reportan registros de vídeo y audio a el Instituto para el Desarrollo Cognitivo Artificial pero, es por todos sabido, que tales registros no se examinan con el detenimiento requerido, en parte porque el análisis se encomienda a otros entes informáticos diseñados para encontrar concordancias léxicas que impliquen conductas inapropiadas, ya sea por parte del humano, o del autómata, especificando en este último caso las razones estimadas de la incidencia y su origen. La metodología ha quedado obsoleta. El verdadero propósito del protocolo, que es ofrecer información maestra del nivel de integración de los organismos cibernéticos dentro de las actuales estructuras sociales, aun no se asume como un objetivo cumplido.

R-764-20368964290. La apariencia también queda restringida a la intervención de los organismos oportunos, puesto que los avances prometidos en expresividad facial siguen en un estado “primitivo” de desarrollo (si entendemos primitivo como no relativamente mucho más avanzado que la tecnología referida a principios del siglo XXI). Este es un terreno sin jurisprudencia en ningún otro país pero dadas las implicaciones de la inserción de los mechas en la vida pública, se ha intentado tener una especial cautela a la hora de evaluar como nos hacen sentir en las interacciones del proceso diario. Se optó, a la hora de resolver la mechadiversidad por un proceso de homologación sistemática de modelos standard con cierto grado de customización por parte del cliente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s