En una tierra como Catalunya, aullido a España

Romped España mentecatos, ¡rompedla! La primera conclusión de los resultados electorales en Catalunya confirman una cosa, tenemos opio para una larga temporada más. Parece que la política peninsular quiere seguir robándole protagonismo al fútbol como pasatiempo mediático. Las banderas se magnifican y los argumentos se envilecen.

|Carlos Pacheco Quinto|

• A veces se dice que la política no es tomar decisiones, si no descartar las peores. Y en la vida de un individuo tiende a suceder algo semejante. Cuando aborreces lo que tienes enfrente es más fácil exponerse a la incertidumbre. En Catalunya ese fenómeno es bastante clave para entender el proceso. En Catalunya se está hasta las narices de ciertos elementos que están definiendo la vida política y social de España. Porque, siendo honestos, de los argumentos fácticos que se esgrimen para explicar porque se ha llegado a este punto en Catalunya, la mayor parte de los catalanes no las hemos sufrido de manera directa. El recorte del estatut tiene, a pie de calle, el mismo efecto que tendría si no hubiera pasado por el TC, los ataques a la inmersión lingüística es previsible que no tengan recorrido y los recortes… los recortes dan por culo aquí y en Guatemala. No olvidemos que el partido de los últimos cinco años en Catalunya ha sido liberal. Así que, siendo realistas, lo que hay en Catalunya son ganas de acabar con este tufo nacionalista español que huele a Nodo, las políticas de recentralización, la corrupción sistemática, y la cara de nos estamos riendo en vuestros morros de los políticos del PP, PSOE y de toda esa amalgama de partidos emergentes, lleven coleta o vistan de naranja. Si el plantel es decadente, ni imaginarse como llega la cantera de la política española.
 
Así, en una tierra como Catalunya, tenemos los argumentos perfectos para enviar al cuerno todo ese panorama. Lengua propia, capital, argumentos históricos para la construcción nacional, y un partido en el gobierno central que hace alquimia convirtiendo apolíticos de siempre en independentistas de toda la vida. Y más si a esos argumentos los reforzamos con un discurso de configuración nacional y una pizca talante heroico. Frente a esa afrenta a los sagradísimos cimientos constitucionales, el orgullo patrio también se revuelve. Si los primeros salivan imaginando nuevos escenarios, los segundos sufren de un síntoma un pelín más complejo. Por un lado, el mencionado orgullo patrio, que tiene de orgullo lo que tiene un borracho despechado llamando a su exnovia a las seis de la mañana. Por otro, el argumento fraternal de quien se cree con la superioridad moral de establecer los lazos que deben romperse y los que no.
 
El buenísmo oficial, la tercera vía, la salida dialogada. La tercera parte de este conflicto es la que se llena la boca de negociación, los que hablan que se debe pactar, como si en este país no se hubiera pactado con nefastas consecuencias. El gran pacto de la transición. Ese que ha mantenido al franquismo en muchas de las instituciones de hoy en día. Que dicen que hay un final negociado al camino que ha emprendido Catalunya. Yo digo que no, que hay caminos que no tienen salida, que son caminos solo por la mera función de ser andados. Y este es uno de ellos. No hay España que romper, porque España ya hace años que dejó de tener futuro. La única opción es hurgar en las heridas, reinterpretar lo establecido. Partir las dos españas en otras veinticuatro y confiar en una atomización de la que salga un país más digerible. Para ello, ahora no hay mejor territorio que Cataluña.

8 comentarios en “En una tierra como Catalunya, aullido a España

  1. Desde mi punto de vista espero que Catalunya sea independiente economicamente de una vez. Espero que democraticamente salga de un mundo global “hoy en dia donde todos estamos conectados” y donde la economia manda por encima de populismos. Espero que una nacion preocupada por su bolsillo pueda hacerse su camino como “nacion” fuera de la union europea en un mundo ideal con aranceles propios. Bienvenidos al nuevo sececionismo populista que intenta luchar contra el darwinismo imparable. No hay mejor medicina que la economia y espero que al igual que en Grecia pueda vivir al menos un tiempo de “realidad” fuera de sus propias promesas. Catalunya si, pero fuera de anuncios multiculturales y fuera de Europa por favor!!, pues si Catalunya quiere mercado propio habra que darselo de una vez. Identidad propia la consiguio hace ya bastante tiempo.

    Me gusta

    1. Denoto cierta saña anti-independentista en el tono de su argumentación señor Cano aunque bien es cierto que sus argumentos, en general, están bien planteados. Puesto que en ellos deriva el debate político que iniciamos hacia términos estrictamente económicos, seguiremos esa línea en la respuesta a su comentario. Que la economía manda sobre populismos ha quedado de sobra demostrado en las transformaciones post comunistas de los años 80 pero asociar la interdependencia económica mundial con la democracia y la autodeterminación de las naciones (fijado de fronteras) me parece una exageración típica del pensamiento occidental, primero por ser inaplicable a la totalidad de estados funcionales del mundo y segundo porque excluye la posibilidad de crear nuevos lazos comerciales. Es decir, que el mundo no se acaba en la zona euro, especialmente cuando Cataluña es una de las comunidades que más exporta y lo más importante, a través de sus propias infraestructuras aeroportuarias. Por otro lado el Código Aduanero Comunitario reconoce la existencia de acuerdos preferenciales de comercio con países externos a la UE que son negociados de forma independiente y bilateral entre las partes contratantes (véase documento ATR-1 de acuerdo preferencial con Turquía que recorta la tasa arancelaria en las importaciones provenientes de ambos países. De tal modo que cuando una puerta se cierra otra se abre y la posibilidad de Cataluña de generar sus propios acuerdos preferenciales tanto con países externos como con la propia España siempre ha estado sobre la mesa. Sobre cuanto se necesitan la una a la otra económicamente han corrido ríos de tinta, los informes internos y externos prevén que soportar el gasto público por parte del estado emergente que actualmente soporta el estado español sería viable una vez superado el déficit (superior a los 40.000 millones de euros) que padecen las arcas catalanas. En general, todos los expertos nacionales e internacionales como Enrico Spolaore, catedrático de Economia de la Universidad de Tufts (Massachusetts, EEUU), están de acuerdo en que Cataluña es perfectamente viable como país independiente “pero no ahora: en estos tiempos de crisis tendría imposible financiarse en los mercados y no puede afrontar el pago de su deuda, con lo que también le condena a no pensar en separarse de España en un par de décadas, al menos hasta que arregle sus cuentas internas”. Sobre la aplicación del darwinismo económico al modelo catalán, la afirmación carece de valor porque su doctrina se fundamenta en la adaptación de los sistemas económicos y políticos al entorno económico global o su consiguiente desaparición por no estar a la altura de las exigencias del mercado y a pesar de que una separación de España haría a los catalanes más pobres (1 de cada 6 perdería su trabajo), no los eliminaría como organismo capaz de adecuarse a su nueva realidad económica. Y volviendo al tema estrictamente político-social, parece que usted menosprecia el sentimiento de alienación del pueblo catalán cuyo “derecho a decidir” esta estrictamente vetado por el derecho internacional comunitario que en el artículo 49 del TUE limita cualquier incorporación a la Unión de países contrarios al estado de derecho y puesto que la Constitución española es bastante tajante en materia de fragmentación territorial, no hay Europa sin España. Ahora bien, si las estructuras sociales, económicas y políticas no hubieran contravenido los estados de derecho opresores previos a la post modernidad el desarrollo de nuestras sociedades hubiera sido nulo y le dejo, para terminar, una cuestión que usted debería tener en cuenta puesto que las ideas aún siguen cambiando el mundo (movimientos reaccionarios islámicos), qué sentido tiene vivir con la certeza de que uno no puede escribir su propio camino. Pd: es muy fácil para vascos y navarros banalizar los esfuerzos catalanes cuando dentro de su seno fiscal se encuentra la mayor injusticia de todas las que arrastramos desde nuestra condición de ciudadanos iguales ante la ley.

      Me gusta

      1. En una democracia siempre es bueno escuchar a la mayoria. Esto es al 53% de los catalanes que quieren continuar en España y la Union Europea aquellos que aunque se sientan catalanes piensen que quienes les gobiernan solo piensan en ellos mismos al igual que en la mayoria de los estados y tan solo piensan en sacar tajada de estas oportunidad que les ha dado “la crisis” (malestar social). Por tanto siendo mas justos todos sabemos que Barcelona aporta a cataluña mas de un 28 % mas de lo que recibe, por lo que la idea de una Tabarnia libre seria mucho mas acertada. http://www.vice.com/es/read/barcelona-independiente-de-cataluna-984

        Me gusta

      2. Alemania, Francia, Italia y Reino Unido pagan muchisimos impuestos a la UE. No por ello tambien se beneficia de un mercado comun. Seamos logicos Cataluña paga muchisimos impuestos, pero tambien se ve beneficiado de ellos. Una independencia vendría ligada a una huida comercial y a una isolacion a la uzbeka liderada en su mayor parte a que su mayor socio comercial se hubiese beneficiado de esta situación. España no necesita los impuestos de Cataluña, lo que necesita son sus empresas. Te aseguro que estas a corto plazo huirian desmedidamente a cualquier otra nacion europea. Nadie invertiria en un pais con una prima de riesgo que sobrepase los 5000 puntos.

        Me gusta

  2. El independentismo siempre se ha respetado desde un punto de vista cultural. Pero si William Wallace se ha adapatado a la globalizacion, solo espero que Artur Mas y sus seguidores de turno consigan sus preciados aranceles, castells e isolacion.

    Me gusta

  3. En esta conversación tenéis un ejemplo del proceso que están viviendo Catalunya y España desde que todo ésto se inició en 2010 con una sentencia del Tribunal Constitucional español en la que se determinaba que Catalunya no podía ser considerado como sujeto político, es decir no podía ser considerada como “nación” y, por tanto, no tenía derecho a la autodeterminación. Desde ese momento el pueblo catalán ha iniciado su lucha hacia la libertad y el decadente estado español ha iniciado una campaña de embustes y tergiversaciones varias para intentar evitarlo. Embustes como los del Sr. Vicente Cano.
    Por ejemplo este señor dice que el 53% de los catalanes estamos en contra de la independencia y éso es falso. El 27 de septiembre del 2015 votamos en las plebiscitarias enmedio de una campaña de amenazas y miedo por parte del estado español, amenazas que iban desde que nos íbamos a quedar sin pensiones, hasta que los bancos huirían de Catalunya o que habría un corralito en caso de victoria independentista (corralito que el propio Linde tuvo que desmentir ante la presión de la U.E.). Pues bien pese a toda esta campaña de mentiras y miedo los resultados fueron:
    47,75% a favor de partidos independentistas, 39% a favor de partidos unionistas, el resto 13,25% a favor de partidos que oficialmente no se declaraban ni unionistas ni independentistas. El Sr. Vicente Cano decide, a cuenta propia y sin permiso alguno, sumar ese 13,25% al bando unionista.
    Primera falsedad!
    Dice el Sr. Cano que en caso de independencia las empresas marcharían de Catalunya. Mira por donde desde que Catalunya inició el camino hacia su libertad las exportaciones catalanas no han dejado de crecer, las inversiones han aumentado y el turismo sigue creciendo a muy buen ritmo. Simplemente lo que comenta este señor se encuentra dentro de la campaña de embustes y falsedades a la que ya he hecho referencia anteriormente.
    Segunda falsedad!
    El colmo llega cuando el Sr. Cano afirma “España no necesita los impuestos de Catalunya”. ¿Puede decirme este señor cómo va a pagar España aeropuertos sin aviones, carreteras sin coches y kilómetros de AVE sin pasajeros? La economía española se basa en un sistema parasitario centrado en las comisiones: “Yo construyo esta autopista que no va ningún lado para que mi cuñado se lleve la comisión correspondiente y de paso me financio el partido político al que pertenezco. ¿Cómo lo pagaré? ¡Ahí está Catalunya!”
    Tercera falsedad!
    Evidentemente el estado español sabe que se juega mucho en Catalunya y evitará a toda costa la independencia, pero con embustes, falsedades, amenazas, miedo y tergiversación de la realidad sólo conseguirá hacer aumentar el número de independentistas. Por tanto Sr. Cano le pediré que continúe con su campaña de embustes y mentiras, continúe con sus catástrofes apocalípticas que cuando se de usted cuenta los independentistas no seremos ni el 47%, ni el 53% sino el 99%.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s