Morocco Method

imageJamal no tiene del todo claro porque su vida es tal y como es pero intuye que las cosas le irían un poco mejor si tuviera algo más de dinero encima.

|Redacción|

Ante esa certeza recorre las calles de Fez pidiendo limosna de sol a sol sin reparar demasiado en como afrontará los retos del día siguiente. Sabemos por él mismo que tiene familia y  que pide en su nombre aportándolo todo como sustento del que se benefician también sus hermanos. Precisamente en compañía de uno de ellos nos interceptó a la salida de la oficina de turismo solicitando de manera educada un donativo. Tenía las manos llenas de cortes infectados y una mirada introvertida poco habitual en un país tan cálido como Marruecos. Rehusamos darle unas monedas con la intención de trascender el materialismo implícito en ello, pero deseábamos su compañía tanto como ellos la nuestra. Aplicamos un antiséptico a las heridas de Jamal, les ofrecimos la poca comida que nos quedaba, jugamos juntos y compartimos, incluso a pesar del sesgo lingüístico, nuestra cultura, sabiduría y anhelos.

El intercambio de culturas va más haya de la mutua curiosidad por un congénere, supone la influencia recíproca en las ideas y sistemas de valores de los implicados. Es difícil entender desde el presente como un encuentro entre dos personas supone una modificación del camino de ambas. Dejando a un lado las tendencias predeterministas, la propia aleatoriedad  de algunos procesos neuronales genera un individuo renovado a un nivel muy profundo; el intercambio de ideas propicia las nuevas ambiciones, amplía las perspectivas y refuerza la conexión con el mundo al que pertenecemos. Tan sólo la convivencia es capaz de reducirnos a un denominador común, entendido este como un estado de igualdad real y permanente, no recogido por ninguna legislación pero perceptible entre aquellos que comparten procedencia y costumbres. El encuentro con Jamal nos redujo a una situación muy concreta no exenta de ironía, dedicarnos mutuamente nuestro tiempo y comunicarnos a través del cariño y la compasión enaltece el espíritu humano pero al mismo tiempo carece de la relevancia necesaria para aportar un significado completo. Desde otro enfoque más integral,  a pesar de la empatía y el respeto sincero por sus circunstancias, nuestros respectivos papeles dentro de la estructura económica mundial (así como el curso de la historia) me confieren el estatus de depredador, en este caso de su futuro. 

Acerca de la responsabilidad de cada uno de nosotros, creo conveniente recordar que por encima de los motivos culturales, políticos o económicos que subyugan a los seres humanos se encuentra la propia naturaleza autoconservadora de la especie y las obligaciones para con la tribu. Los recursos  a los que Jamal no puede acceder son (dentro de un modelo de distribución global) los mismos que yo o cualquier otro residente del primer mundo recibimos, en mayor o menor medida, como resultado de su garantía constitucional. Resulta evidente  entonces que para que unos vivamos de la forma en la que lo hacemos, es condición indispensable  que otros vivan con muy poco. Teniendo en cuenta los problemas de sobrepoblación, 10 billones de personas para 2050 (Stephen Emmott/Penguin Books Ltd.) cualquier teoría seria que aborde esta problemática hace hincapié en la necesidad de cambiar radicalmente el modelo global de distribución de los recursos y el uso que hacemos de la biosfera en términos geopolíticos. Ninguna limosna, ya sea de tipo económico o metafísico va a cambiar mi función como ejecutor de las oportunidades de Jamal, y cada vez que diseñamos utopías desde nuestra realidad favorable redefinimos el carácter sincero y justo de las leyes de los hombres en pos del cinismo y la malversación legitima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s