Sobre el terreno

a través de esta entrevista vamos intentar aproximarnos a una realidad que resulta bastante lejana para la mayoría de nosotros. el marco donde desarrollan su actividad los escoltas y profesionales de la seguridad privada no esta carente de preparación e instinto vocacional. para profundizar en este campo con todo el rigor que le corresponde tenemos al ex-militar y empresario Juanjo Jiménez (alias), que no ha dudado en colaborar con nosotros para despejar algunas incógnitas básicas, y desmentir algunos falsos tópicos sobre el militarismo.

________________________________________________________________________________

 ¿Dónde adquiriste tu experiencia militar? Estuve en el ejército, infantería, destinado 4 años en Madrid. Empecé a los 18 años. ¿Estuviste en zonas de combate? Sí, en Afganistan, Iraq y Kosovo. Aunque pase desapercibida, el ejército español hizo una buena labor en Kosovo, al igual que el grupo de Voluntarios Catalanes, de cuyo trabajo no se habla nunca. Son una gente que hizo muchas cosas buenas, gente que no sentía que la bandera española los representara y decidieron ir por su cuenta. ¿Qué tal fue la experiencia en el ejército? Increíble, sobre todo por la gente que conoces allí, algo superimportante es la camarería, cuando has cagado, llorado y sangrado con tipos, haces unos vínculos que duran con el tiempo, sobre todo en las misiones, cuando estás fuera, estás desamparado de todo, aquella gente es todo lo que tienes, sufres por ellos y ellos por ti. ¿De qué forma se entiende el ejército en España? En este país, ser militar no es una profesión valorada, la imagen que tiene la gente del militarismo esta muy equivocada. Por ejemplo, el cuerpo de legionarios, la gente solo habla de lo viciosos que son, de la cabra… En realidad son unos tíos increíbles, que lo dan todo, que son los primeros en llegar y los últimos en irse, gente que se merece todo el respeto del mundo. Además, en Cataluña y País Vasco el ejército tiene una connotación opresora, de fuerza de ocupación. Yo como ciudadano catalán, estoy a favor de la independencia, pero al mismo tiempo pienso que el ejército tiene un papel importante, y que el ejército es necesario, a pesar de lo que piense la gente. En otros países, ser militar es algo mucho más honorable y valorado. En general se habla bien de los militares españoles por ahí fuera. ¿Por qué volviste a la vida civil? Mi madre tenía problemas de salud, intenté pedir una licencia por asuntos propios para atenderla pero mi alférez de complemento era muy intransigente y no me la concedieron. Dije adiós  y gracias al ejército y volví a la vida civil, comencé trabajando en la hostelería, estuve así un par de años, hasta que mi madre falleció.  ¿Cómo empezó todo esto de la seguridad privada? ¡Empezamos jugando al paintball entre colegas! Después yo y un amigo de Indonesia empezamos a mirar el tema de entrenar fuera porque la regulación armamentística española es bastante restrictiva. Empezamos a hacer cursos como hobby en países del bloque soviético donde la legislación es mucho más laxa y si tienes dinero, puedes conseguir cualquier cosa. Entrenamos en Ucrania, Polonia, Bulgaria… Israel también era una opción, también tiene mucha cultura de armas, ten en cuenta que posee su propio ejercito del pueblo en el que todo el mundo ha aportado, aporta o aportará algo como fuerza  militar; el problema es que los cursos allí son bastante caros. Estuvimos así durante algún tiempo y poco a poco comenzó el efecto llamada, otra gente de nuestro círculo fue uniéndose y cuando fuimos suficientes nos preguntamos por qué no montar una empresa que se dedicara a entrenar a la gente. Establecimos nuestro primer campo de entrenamiento cerca de Jakarta. Indonesia es un país muy laxo judicialmente con el tema de las armas, hay mucha conciencia con este tema, principalmente por sus problemas de terrorismo. Continuamos haciendo contactos y montamos otro campo de entrenamiento en Bulgaria. Hemos hecho misiones operativas, formamos profesionales de la seguridad y también hacemos de intermediario entre clientes y escoltas, además de preseleccionar candidatos para empresas de seguridad. ¿Actuáis como una bolsa de trabajo? Si hemos hecho un trabajo operativo para alguien y ha quedado satisfecho puede volver a requerir nuestros servicios nuevamente como intermediario entre el escolta y la empresa que necesita la protección. Por supuesto elegimos y proponemos como candidatos a los mejores, hacemos un informe de cada uno de ellos para empresas de seguridad y clientes; si los cogen en ningún caso nos quedamos nada de su sueldo.  Ahora hay mucha demanda de seguridad marítima. La mayoría del comercio mundial se mueve por mar, esto esta alimentando el negocio de la seguridad marítima al mismo tiempo que se incrementa el pillaje. ¿Preferís el trabajo operativo o el entrenamiento? Donde mejor nos lo pasamos es en el entrenamiento, además nos es más rentable y nos permite un nivel de tranquilidad mayor que la acción operativa. Como empresa no nos acaba de gustar la tesitura de tener la vida de alguien a nuestro cargo mientras realiza una misión ante factores y situaciones que no podemos controlar. ¿Cómo funciona la seguridad marítima? La piratería la sufren principalmente los cargueros, dado el alto valor de su mercancía. Un pirata vigilia las rutas marítimas, fija un objetivo y se acerca para investigarlo. Si una vez cerca del carguero ven la presencia de un escolta a bordo, bien armado y que además dispara unos tiros al aire, probablemente lo deje pasar en espera de uno peor defendido. El papel del escolta a bordo es en principio disuasorio. También tienes que tener en cuenta la desventaja de pirata, subido en un trozo de fibra de vidrio tiene que hacer frente a las olas, las alambradas puestas en el casco, los manguerazos de agua… además añade la altura del barco que da ventaja a los tiradores de a bordo. ¿Cómo se mueve la piratería a nivel mundial? El Índico tiene un tipo de piratería determinado, en el canal de Suez se incrementa la actividad y mejoran las técnicas. En el golfo de Guinea es dónde se da la piratería más dura, los asaltantes están bien preparados y tienen mejores equipos. En la zona de Malasya hay una piratería de menor escala, con asaltos a mano armada a bordo de embarcaciones pequeñas. ¿Tiene solución el problema de la piratería en África? Es un problema cultural. En África los militares son una mezcla entre Los Hombres de Paco y Harry El Sucio. Los partidos políticos militares, quieren quedarse la parcela de poder y abuso del otro que esta al mando. Por ejemplo en Somalia hay muchos problemas de delincuencia y hacerse pirata es una opción más, es como hacerse camarero en España. El gobierno no hace nada para impedirlo, además es muy lucrativo, si les sale bien sacan mucho dinero, y si les detienen, simplemente son extraditados a Somalia, donde el gobierno pasa de mantenerles en la cárcel y quedan libres enseguida. Es una situación que se retro-alimenta a si misma. ¿Proyecciones de futuro? Ser el KFC de la seguridad privada (risas), tenemos prevista la apertura de dos nuevos campos de entrenamiento en Europa. En términos personales me gustaría casarme y tener hijos, con mi novia, la mejor del mundo por supuesto.

entrevista/Miguel Díaz

if you like it/sahre it pls. #2

 

 

4 comentarios en “Sobre el terreno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s