Barcelona doesn’t love you

la foto 2(36)la dinámica urbana de Barcelona esta siguiendo la tendencia habitual de las grandes urbes mundiales, sus barrios mas auténticos sucumben ante el aburguesamiento de propios y extraños.

   En Berlin comenzó no hace mucho un movimiento que denunciaba las consecuencias de la llegada masiva de gente buscando piso en los barrios de moda. La denuncia se hace desde un movimiento cuyo lema es Berlin doesn’t love you (saber más la vanguardia). Esta dinámica de encarecimiento de un área determinada, (resultado del mayor nivel económico de los nuevos propietarios y arrendatarios) es conocida como gentrificación por las ciencias sociales y tiene su replica en la mayoría de capitales culturales. La buena situación, la estética y la correcta relación calidad-precio a causa de la decapitalización, son excelentes incentivos para que la clase burguesa colonice tales áreas, y las consecuencias son casi siempre la segregación económica de la gente castiza del barrio. De tal modo que los negocios y la actividad comercial comienzan a verse alterados en pos de restaurantes de diseño, peluquerías, tiendas de productos ecológicos y comercio justo, servicios de alto standing; ofreciendo productos y servicios a un precio inaccesible para la población autóctona. El  proceso guarda similitudes con las nuevas tendencias de determinadas zonas rurales del mundo occidental, donde a medida que desaparece la actividad agrícola se van convirtiendo en sede de actividades turísticas y segundas residencias.

   Volviendo a Barcelona, barrios tradicionalmente pobres o habitados en su mayoría por gente con escasos recursos económicos, como La Barceloneta o Gracia, tuvieron su fase de recapitalización hace más de una década. La especulación inmobiliaria fue otro efecto secundario de este proceso de renovación urbana, y la adaptación de su infraestructura comercial a los nuevos niveles económicos de sus vecinos se vio entonces como un síntoma mas que evidente de aburguesamiento, con consecuencias irreversibles para la dinámica social establecida en aquel momento.

Gracia en concreto

   Más que en ninguna otra parte, la gentrificación de Barcelona queda patente en el barrio de Gracia, que es sin duda uno de los barrios más de moda de la ciudad y cuya demanda de vivienda se ha disparado de manera significativa en los últimos años. Prolifera un nuevo empresariado que intenta satisfacer las necesidades de sus nuevos vecinos, gente joven en su mayoría pero con recursos e intereses propios de las clases altas. Sin embargo, según nos cuenta Carlos, vecino de toda la vida, hubo un tiempo en el que Gracia rebosaba de actividad punk, casas ocupas y las mejores fiestas privadas de la ciudad.
“Ahora todo el mundo quiere vivir aquí. Hay una nueva comunidad de gente interesada en la actividad del barrio, es cierto que ahora hay mucha cultura y buena oferta de ocio, pero también es cierto es esta programada en función de las tendencias, de lo que esta de moda, y queda poco espacio para la autenticidad y el espíritu original del barrio”.

artículo/redacción

 

 

 

2 comentarios en “Barcelona doesn’t love you

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s