Ich Armin

Imagen a Armin lo encontramos pidiendo tabaco en la puerta de un hotel, alimentando a su perro con su propia comida. interrumpimos sus actividades de supervivencia y charlamos un poco con él, interesados desde el primer momento en la secuencia de acontecimientos que inevitablemente le habían llevado hasta la calle Tempelhofer Ufer del Berlin mas superficial y despiadado.

¿Eres alemán?

Lo soy, aunque nunca me he sentido muy alemán.

¿Dónde naciste?

En Munich, aunque mis padres se marcharon de allí cuando yo tenía dos años. Fuimos a Stuttgart porque mi tío tenía una fábrica de componentes industriales y le ofreció trabajo a mi padre como supervisor.

¿Cuando empezaste a vivir en la calle?

Ahora llevo 3 años durmiendo en la calle, desde que perdí mi trabajo como mozo de almacén en una cadena de supermercados.

¿Has intentado encontrar otro trabajo?

Conseguir un trabajo no es difícil aquí, al menos para mí. Lo que pasa es que no me gusta vivir sin tiempo para disfrutarla (sonríe abiertamente). No estoy interesado en tener una vida común, tengo un hermano al que veo de vez en cuando y él se empeña en ayudarme a salir de la calle pero yo no quiero ser una carga para nadie.

la foto 4(12)¿Tienes alguna otra ayuda, alguna que no rechaces?

No me mal intérpretes, no se puede vivir sin ayuda de nadie. Yo te habló de la libertad que supone no tener que mantener un nivel de ingresos permanente. No tengo mensualidades, no pago alquiler, no como regularmente y fumo tabaco cuando lo encuentro, pero eso no significa que este viviendo sin ayuda. La gente del barrio ya me conoce y me deja comida cerca de donde tengo mis cosas, a veces duermo en casa de algún amigo de mi primera etapa en Berlin, y si hace mucho frío también hay albergues donde puedo refugiarme algunas noches.

¿Como conociste a ese amigo del que nos hablas?

Para cuando acabe mi educación en Stuttgart, la relación con mis padres estaba muy deteriorada. Yo solía ir a Berlin los fines de semana con el dinero que ganaba ayudando en el taller de un compañero de clase. Alguien me presentó a Carl y nos hicimos muy amigos desde el primer día. A partir de conocerlo a él, ya empecé a pensar en trasladarme a la capital. Además, en casa nada mejoraba. Estoy seguro de que fue culpa mía, empecé a tomar drogas, daba problemas… el choque fue inevitable. De todas formas Berlin estaba cambiando mucho en aquel entonces, me resultaba muy atractivo todo lo que estaba pasando alli, la cultura, la música, las drogas… un día tomé un autobús y hasta hace unos pocos años no volví a regresar a mi casa.

¿Que hiciste nada más llegar a Berlin?

Busqué a mi amigo, ya habíamos hablado por teléfono de mi intención de trasladarme allí, me quedé un tiempo en su casa y pronto encontré trabajo en un bar cerca del centro . Fue una etapa estupenda, lo pasamos genial, algunos de mis mejores momentos sucedieron en esta etapa.

la foto 3(17)¿Desde entonces has vivido aquí?

¡No tío! No se puede vivir tanto tiempo en Berlin sin volverse loco. Carl y yo ahorramos pasta durante dos años y nos marchamos a Asia durante unos tiempo. Viajamos por todo el sudeste asiático. Cuando un país se ponía de moda, nos las arreglábamos para llegar a otro vecino, más virgen y tranquilo. Así llegamos a Indonesia que a parte de Bali, por aquel entonces era bastante virgen. Te estoy hablando de los 80, mucha gente viajaba ya en esa época. Nos quedamos en Jakarta 2 años agotando todo el dinero que nos quedaba encima. Luego volvimos a casa y nos pusimos a trabajar otra vez.

¿Porque Jakarta?

Porque no tiene nada que ver, allí solo pasan los turistas por el aeropuerto. La ciudad es bastante ruidosa y a la gente de vacaciones no le interesa ese rollo.

¿Os volvisteis a marchar tú y Carl de viaje?

Bueno, ya los dos no, pero yo si que lo hice. Carl conoció una chica y se casaron poco después. Me alegre mucho, por los dos, se fueron a vivir a Londres . Yo me fui poco después de la boda a la India. Estuve más de 5 años. Vi todo lo que hay que ver en la India y luego me aparqué en Goa. Mucha fiesta allí amigo.

¿Tienes planes?

Siempre, me gustaría volver a viajar, ya más tranquilo, pero seguir viendo mundo. Ahora no tengo muchas ganas de trabajar, lo intentaré cuando llegue el invierno.

¿Es dura la calle?

Si lo es, aquí en Berlin conozco a mucha gente y no me siento solo. Conozco algunos tipos que no se relacionan con nadie y están perdiendo la cabeza… si algún día me pasa lo mismo sabré que ya es momento de dejarla.

entrevista y fotografía/Miguel Díaz
traducción/vicente quevedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s