Ibrahim, el bulgaro

 

La entrevista a Ibrahim tuvo un feeling especial. Detrás de su aspecto duro y desaliñado se esconde un corazón piadoso. su actitud es la de alguien que no esta dispuesto a rendirse y sus palabras rebosan fuerza y virtud. puede que no sea perceptible, al menos para el ojo superficial y distraído, pero hay mucho coraje fluyendo ahí fuera.

|Carlos Pacheco Quinto|

¿Como llegaste a España? En un autobús, después de 2 días de viaje desde Sofía, Bulgaria. Llevo aquí 3 años. ¿Por qué viniste? Porque allí ya no encontraba trabajo. Hace unos 7 años en Bulgaria se construía mucho, a todos nos iba bien. De repente las cosas se quedaron congeladas, sin construcción dejo de haber trabajo, sobre todo en la capital. ¿Fue Barcelona tu primera opción? El tiempo es mejor. Vine con poco dinero y casi al principio de llegar a Barcelona empecé a vivir en la calle. Era verano y fue más fácil aguantar. Encontré trabajo poco después y viví en casa de otros bulgaros como yo pero no duró mucho y tuve que volver a la calle. En esta vida cada uno tiene para sí mismo. ¿Es dura la calle? Mucho, no se si habrás dormido en la calle alguna vez porque si no es difícil de explicar. No estás tranquilo nunca, tampoco tienes suficiente de nada. Me gusta estar limpio pero aquí es difícil conseguirlo. Lo peor es el suelo, el frío sube desde el suelo, por eso tienes que conseguir todo el cartón que puedas para aislarte. También tengo buenas mantas y eso ayuda. ¿Te sientes solo viviendo en la calle? No, y si me siento solo, no me importa, siempre me gustó estar solo. Aquí tengo amigos también, gente que duerme en la calle y te ayuda al principio. Te dice cuales son los mejores sitios para dormir, para asearte, donde buscar comida…, cosas importantes que desconoces cuando empiezas esta vida. Casi desde el principio lo tengo a él (señala a un señor de unos 50 años, de nacionalidad bulgara), lo encontré en la Plaza Urquinaona y como somos del mismo país y hablamos el mismo idioma nos hicimos amigos enseguida. Está bastante mayor, y un poco enfermo, en la calle los años pasan de otra manera. ¿Que edad tienes tú? 31 años. ¿Tenéis algún tipo de ayuda de los servicios sociales? Bueno, a veces pasan voluntarios y nos dan comida y ropa. También están los casales, que no te preguntan por papeles y te dan información, cursos de catalán y castellano, te ofrecen trabajos de vez en cuando en pequeñas chapuzas… Yo no voy a ningún comedor o albergue porque me siento controlado. Vivo de lo que me da la gente, los dos vivimos de los que nos da la gente. ¿Puedes ir al médico si te pones enfermo? Antes, cuando vivía con los bulgaros, estaba empadronado en su piso y podía ir a urgencias o pedir una consulta si me sentía mal. Ahora ya no lo estoy, pero me parece que con la nueva ley ya no es suficiente con estar empadronado aquí. ¿Que haces durante el día? Me levanto, busco una fuente para lavarme y empiezo a buscarme la vida, siempre pido en esta esquina (Gran Vía con Passeig de Gracia). Al mediodía voy al supermercado, compro pan y lo que pueda, como con mi amigo y los dos nos quedamos en la puerta del super un rato por si alguien no da algo cuando sale con la bolsa llena. Por la tarde dormimos un poco porque en la noche es difícil a veces. ¿Dónde dormís? En una terraza que cierra temprano por la noche, Farga se llama (restaurante situado en Gran Vía) Allí se esta protegido del viento, y no pasa mucha gente cuando el metro esta cerrado. Los fines de semana vamos al Corte Inglés de Plaza Catalunya. Hay mucha gente que duerme en esa zona, hay policía, y yo me siento más seguro si están ellos. ¿Has tenido algún problema con la policía? Nunca he tenido ningún problema con la policía. ¡Si no robas no hay problemas con ellos! ¿Tienes alguien en Bulgaria? Mis padres están los dos muertos. Me casé allí y tuve un hijo pero empezó a faltar el dinero y ella se marchó a otra ciudad más pequeña del sur, con sus padres. Yo seguí solo en Sofía y cuando no podía más me vine para España.

6 comentarios en “Ibrahim, el bulgaro

  1. Interesnte saber que gente como este pobre hombre de la calle se cuelan por nuestros filtros de percepción social y sin reparos seguimos andando al cruzarnos con esta realidad que habeis arrancado de la oscuridad para darle luz en nuestras vidas. Gracias, interesante artículo.

    Me gusta

    1. Muchísimas gracias, nosotros, igual que tantos caminantes que pasan delante de ellos somos los primeros en ignorar de que va la vida en la calle. Aprendemos por tanto de ellos, al mismo tiempo que confeccionamos sus historias de vida. Un saludo

      Me gusta

    1. Realmente duro, esperamos aportar un poco de soporte para la palabra y pensamiento de Ibrahim así como de los otros protagonistas de esta serie de entrevistas. Buen material el tuyo sin duda, felicidades por tu blog, nos estamos leyendo, un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s