Introducción al surf

Existen muchos tópicos y leyendas alrededor de la filosofía de vida que representa el surf, hoy vamos  a desmontar unos cuantos


|Mr. Couso|

Como en tantos otros campos, la publicidad ha echo un buen destrozo en nuestro deporte, infectándolo y creando una generación de surfistas burguers, así llaman en las costas de Marruecos a los surfistas que llegan provistos de tablas y neoprenos que bien podrían costar lo mismo que una casa de un surfista local, que haga surf todo el invierno las montañas de agua de su playa con una tabla amarillenta que chupe agua y un traje lleno de remiendos. Si al pensar en un surfer os viene a la cabeza la imagen de un tipo rubio, bronceado, guapo con amapolas a su alrededor, es que también habéis sido infectados… Que nadie se asuste, también existen tipos así, pero no son la mayoría. He compartido baños con más surfistas de los que podría recordar, y no creo que haya visto más de 15 como los de los anuncios de bañadores. La mayoría son tipos curtidos, con la piel castigada por el sol, incluso muchas veces calvos o rapados.

Tenemos al referente más claro de esto en el Señor de Las Olas, Kelly Slater, el calvo que más bañadores habrá vendido en la historia de la humanidad seguramente. Justamente esta semana hemos visto llorar al Sr. Slater al anunciar su separación de Quicksilver tras 23 años como icono de la marca/http://www.youtube.com/watch?v=OFTzGB_vpKg. Esto sucedió en el transcurso del Drug Aware Margaret River Pro 2014, en las costas australianas, campeonato que acabó ganando Michel Bourez, El Espartano, tras superar al propio Kelly en semifinales. La próxima cita del campeonato será en la mítica Bells Beach, a partir del 16 de Abril, que pondrá fin a la gira australiana del circuito antes de partir a Brasil. En este enlace los interesados podrán enterarse de las fechas de los eventos/http://www.aspworldtour.com/events/2014/mct

Recuerdo personalmente, cuando vivía en una isla en el atlántico, la ansiedad con la que esperábamos el campeonato que por aquel entonces pasaba anualmente por una de las mejores que teníamos allí. Era una oportunidad única que muchos aprovechábamos para fumar hierba con Cory López, tomar una cerveza con Sunny García…momentos que a la hora de estar en el agua te daban un plus de motivación a la hora de remar para coger una ola… Muchos de los compañeros de baño que allí tenían exponían sus cosechas de marihuana en la bandeja del maletero de sus camionetas, justo en el punto por donde los competidores volvían del agua, y allí mismo cerraban un trato con el que se garantizaban una o dos tablas de primera con las que surfear durante un buen rato.

La primera vez que remé sobre mi tabla de surf para intentar pillar esa ola no la olvidaré fácilmente, el mar te da lecciones que no se aprenden en otros sitio, y que nadie te explica. Entré con un gran amigo como compañero de baño a última hora del día, y como los dos habíamos estado surfeando mucho y bien últimamente, entramos lo que se dice sin respeto ninguno. Tengo grabado en mi memoria como a medida que remábamos y nos acercábamos más al pico, la ola se veía más y más grande, lo que, lejos de amedrentarnos, nos dio más coraje si cabe. Llegamos al line-up tras unos 10 minutos de remar, con los brazos ardiendo y el corazón bombeando adrenalina. Esperamos pacientemente que nos llegara una serie de olas mientras comentábamos como nos había ido el día, y entonces apareció. Como una cordillera de enormes montañas de agua que nos quisieran echar del mar, dejamos pasar la primera. Yo remé la segunda, la remé con toda el alma, la quería sobre todas las cosas. Esa enorme montaña de agua comenzó a ponerse vertical, como la pared de un acantilado líquido, y aproveché para incorporarme sobre mi tabla de Pukas, que por aquel entonces era como mi novia, y agarrándome fuerte al canto empecé a deslizarme por aquella rampa de agua que ya rugía. Todo era perfecto hasta ahí, no existía nada mas en el mundo que yo, mi tabla, y esa ola que parecía tan perfecta…Levanté la vista hacia el labio y ya vi venir el desastre…esa montaña iba a desmoronarse justo encima de mí, en el sitio exacto hacia donde yo me deslizaba… fue como si me atropellara un camión. Como estar en una inmensa lavadora llena de piedras. Me dejé sacudir por toda la violencia que el mar me quiso aplicar, ¿para qué luchar? Pensaba mientras rodaba por el fondo aplastado por el agua. Salí a la superficie en el momento justo en el que pensaba que ya no aguantaría más, en la vida de un surfista hay más de un momento así, no hice más que aspirar una bocanada de aire, cuando la tercera ola de la serie hizo su aparición sobre mi, el revolcón me pareció incluso más violento que el anterior, y comí mucha más piedra, pero el mar siempre te suelta, y en mi caso lo hizo sobre las rocas cercanas a las costa. Salí del agua como pude, lleno de golpes y cortes que ahora son cicatrices que aún conservo, y miré al horizonte en busca de mi compañero. Ya había oscurecido y no era capaz de verlo, pero no iba a irme sin el. En medio de mi angustia lo oi llamarme y lo vi entre las rocas. Sangrando, intentando recuperar su tabla. “Ha habido para todos” pensé. Ayudé a mi amigo a salir de las piedras y nos dirigimos a la furgoneta, donde respiramos, nos miramos, y nos reímos a pleno pulmón el uno del otro. Estas cosas no se ven en los anuncios de bañadores.

Al día siguiente volvimos a buscar la misma ola. Estaba más grande que el día anterior, y volvimos a remar hacia ella con la misma determinación. Fue un gran día de surfing.

 Si no entendéis porque algunas personas que se dedican a coger olas dicen que el surf es como la vida, podéis tomar esta pequeña historia como ejemplo. Porque así es la vida ¿ o no? Cuando queremos emprender algo muchas veces encontramos el camino cuesta arriba y nos damos un violento revolcón, pero está en nosotros tener esa perseverancia para alcanzar nuestras metas. Eso lo aprendí del surf, y muchas más cosas que seguiré compartiendo cada semana.

Carlos Couso

2 comentarios en “Introducción al surf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s